Categoría: Software

  • Me ocupo de mantener el WordPress que hace funcionar danirod.es actualizado, pero no siempre le presto atención a las novedades. Recientemente, mirando las novedades de WordPress en los últimos 12 meses, me encontré que está despegando una función en WordPress llamada Edición de sitio completa o Full Site Editing.

    Esta función permite tratar un sitio web como si fuese un SquareSpace o una de estas páginas web, porque deja editar completamente todos los aspectos del tema, incluyendo los bloques que mostrar en la página de portada o en la página de una entrada. Se basa en la tecnología de Gutenberg, pero llevada más allá para permitir ver todo el sitio web como si fuese una zona editable controlada por bloques. Algunos de estos bloques son los esperables para una plantilla de sitio, como por ejemplo el bloque «Bucle de entradas de blog», el bloque «Título de entrada» o el bloque «Fecha de publicación».

    Me estoy ocupando de probar esta nueva función en un sitio de staging y no termino de saber cómo sentirme al respecto. Por un lado, me resulta una forma bastante fresca de ver los temas y que permite modificar todos los aspectos de un sitio web de una forma mucho más clara para que no quede sin tratar ni el último píxel. Sin embargo, por el otro me da un poco de pena que WordPress termine de integrarse en este mundo de páginas web de temas genéricos y superlimpios donde todos los sitios web se ven iguales.

    En los últimos años, los temas por defecto se han caracterizado por un diseño más brutalista y tipografías más grandes. Aunque esto genera sitios webs más limpios donde solo hay una columna de texto sin distracciones a los lados, resulta un poco incómodo tener páginas web que griten tanto con esos tamaños de tipografía. Además, incluso en algunos casos considero que un aside en forma de barra lateral le puede dar un poco de personalidad a un blog pequeño e incluso un toque retro, ahora que está de moda que todos los sitios web se vean iguales.

    Hasta ahora he intentado usar los temas preinstalados de WordPress de forma intencional, para poder centrarme en el contenido, pero también intentar permitir que el sitio comunicase unas intenciones sin decir nada, simplemente a base de una combinación de colores o widgets de barra lateral. Sin embargo, continúo jugando en un entorno de pruebas para ver si puedo encontrar una combinación bonita pero que a la vez no le quite la personalidad a lo que hago.

  • Llevo años utiliando KeePass para gestionar las contraseñas de mis sitios web. Mi base de datos tiene a estas alturas probablemente 6 o 7 años y ha sido usada a través de múltiples aplicaciones que son capaces de comprender el formato de la base de datos.

    En este momento, la aplicación que utilizo en mis ordenadores para poder acceder a mi base de datos es KeePassXC. Como es multiplataforma, es muy fácil de instalar en todas partes: Windows, Linux, FreeBSD, MacOS… Por otra parte, también he usado aplicaciones para Android en el pasado, y ahora que uso iOS e iPadOS, utilizo KeePassium acceder a las contraseñas ahí.

    KeePassium se vuelve mucho más directo y personal, por ejemplo, cuando se activa el desbloqueo con huella o con Face ID, para evitar tener que teclear todo el rato la contraseña. Esto también me resulta práctico si tengo que desbloquear una contraseña en algunos sitios donde no me gustaría que alguien me viese pulsar teclas en la pantalla de mi móvil, como es el transporte público. También soporta integración con el autocompletado de contraseñas nativo de iOS.

    No mucha gente sabe que una base de datos de KeePass vale para algo más que para guardar usuarios y contraseñas. Cada entrada de KeePass soporta archivos adjuntos y otro tipo de datos extra, de modo que aquí algunos trucos avanzados que uso en mis bases de datos:

    • Gracias a la función de archivos adjuntos, utilizo mi base de datos de KeePass para guardar otro tipo de cosas que no son contraseñas. Una copia de mis claves SSH, una copia de mi certificado GPG, los PKCS de la administración pública, y el keychain que hace falta para firmar APKs antes de subirlos a la Google Play Store.
    • La función de atributos también es ideal para guardar notas secretas, por ejemplo, con los códigos de un solo uso necesarios para recuperar una cuenta que tenga activo el 2FA en caso de emergencia.
    • Algunas copias de seguridad de archivos sensibles, como el archivo que uso para controlar mis finanzas personales, también lo puedo cargar como adjunto en una entrada de KeePass que no tiene contraseñas ni nada.
    • Es posible utilizar KeePassXC también como proveedor OTP, en vez de aplicaciones del móvil tipo Google Authenticator. Esto lo pongo a prueba constantemente en mi ordenador del trabajo, donde tengo otra base de datos diferente para las cuentas del trabajo, y funciona de forma excelente.
    • Es posible personalizar las carpetas y las entradas con iconos propios. KeePassXC también tiene la opción de descargar automáticamente el favicon de un sitio web para emplear como icono, lo que hace más fácil ubicar una cuenta en una tabla muy grande gracias a que se puede encontrar por el icono.
    • Aparte de crear contraseñas aleatorias y asociarlas automáticamente a nuevas entradas en la base de datos, es posible usar un generador independiente que no está conectado a nada, pero que te deja igualmente copiar la contraseña generada. Empleo esta función bastante en el trabajo para generar contraseñas aleatorias cuando me piden que registre en algunas aplicaciones de intranet cuentas de usuario de otras personas, si luego voy a tener que mandarles una contraseña inicial. Al margen de que se acuerden de cambiarla o no luego, por lo menos es más seguro que iniciarla a 123456.
  • Este mes espero actualizar mi partición de GNU/Linux a Fedora 36. Las primeras betas de Fedora 36 ya han salido y según el calendario, está previsto que salga el 19 de abril. Para entonces, deberé tener lista una copia de seguridad de mis archivos, mis aplicaciones más importantes y mi configuración de OBS, ya que mi intención es formatear y reinstalar para poder hacer limpieza (y tal vez probar btrfs).

    Está previsto que FreeBSD 13.1 salga el 26 de abril. Recientemente quité la partición física de FreeBSD 13 de mi ordenador por una serie de cuestiones que ya ampliaré en otro momento, pero mi intención es igualmente montar una máquina virtual cuando salga la compilación RELEASE.