2020 en lo deportivo

¡Feliz año! Iba a resumir qué tal me ha ido haciendo deporte este mes, pero al ir a mirar el post del mes pasado he visto que con esto de perder la contraseña del WordPress nunca llegué a contar qué tal me fue noviembre, y es una pena.

En noviembre batí mis marcas y corrí más de 170 kilómetros. Hice otra media maratón. De hecho, casi hago varias porque ha habido varios entrenamientos que acabaron por encima de los 18 kilómetros. La funcionalidad de los logros de Strava resulta tan atractiva como adictiva, porque a principios de mes me apunto a todos los que puedo y luego se trata de intentar completarlos antes de que acabe el mes: correr 100 kilómetros en el mes, hacer un ejercicio de 21,1 kilómetros…

Diciembre ha sido un mes más complicado. Súmale que al dedicarle las primeras horas de la mañana a organizar mis livestreams del Advent 2020, todo lo que me ha quedado libre después del trabajo ha sido ya en tarde bien caída, el que con el frío que ha hecho la mayor parte de este mes, se hace poco apetecible salir. “Sólo” han caído unos 120 kilómetros, con su media maratón de turno para obtener el logro del Strava.

Sigo perfeccionando los recorridos urbanos por los parques y las ciclovías de mi municipio. Se supone que el objetivo era ensayar para el día que cierren mi municipio por los contagios de coronavirus y tenga prohibido practicar trail (todo el mundo sabe que el trail es peligrosísimo, no como juntarse en un bar con gente sin mascarilla… 🙄), pero con el mal tiempo que ha estado haciendo este último mes, se agradece no preocuparse por un invierno de ir esquivando barrizales.

Entonces, ¿cómo ha acabado el año? Mejor de lo esperado. La barrera psicológica de los 1000 kilómetros se cruzó a principios de diciembre y el año acaba con 1070 kilómetros en las suelas. El objetivo de este año era correr una carrera popular, pero como sabe dios en qué año volverá a ser seguro organizar una carrera popular (igual hay que camuflarlo como concierto o entrega de premios… 🙃), no ha quedado otra que hacer un cambio a mitad de curso.

Con algo de ironía, Strava ofrece un resumen del año igualmente. Se trata de una métrica un poco trucada. Los que no teníamos nada para preservar la forma lo máximo posible durante el arresto domiciliario de primavera estamos en desventaja frente a los profesionales que habrán estado tirando de máquinas, rodillos y esas cosas. Sin embargo, el resultado final que marca son 1217,3 kilómetros repartidos en 130 horas. Parte de esta marca se debe a los entrenamientos de marcha, que aun no siendo running, los registro igualmente en otra categoría de Strava.

A nivel de forma física, noviembre ha sido un mes bueno y diciembre ha sido un peor mes. No tengo muy claro todavía por qué. Cansarme a los cinco kilómetros corriendo en mayo se podía explicar en la falta de forma física tras el arresto soviético. Cansarme a los cinco kilómetros corriendo en diciembre es más difícil de explicar, sobre todo después de todo lo que he corrido en octubre-noviembre.

Aquí está el Gráfico de Mierda (TM) hecho en cinco minutos con el iPad en el Apple Numbers. Cada banda azul representa una salida. El área verde representa la suma de los kilómetros corridos en los últimos 7 días. La línea roja es el total de kilómetros corridos en 2020.

Ahora a por el 2021.

Octubre de 2020 en lo deportivo

Aquí estoy un mes más para reportar mi estado de forma. Este mes puedo estar contento de haber mantenido la cadencia de septiembre e incluso de haber seguido empujando un poco más. En octubre de 2020 he salido a correr 12 veces sumando un total de 133,23 km.

Lo más importante este mes es que he conseguido cerrar una media maratón de 21,1 km en 1:45:21. No sé si es mucho o poco pero por ahora me da igual. Quiero seguir probando a hacer tiradas de resistencia largas los fines de semana cuando sea posible para aprovechar que no tengo que empujar los entrenamientos a primera hora del día y acortarlos para entrar a trabajar a una hora responsable.

Otras noticias de este mes:

  • Me veo con opciones de acabar el año con 1000 km en las suelas. Van 786 km corridos a la medianoche del 1 de noviembre. Estoy intentando alargar mis entrenamientos y correr más que de costumbre porque últimamente las noticias no son buenas y temo que otro confinamiento soviético como el de marzo de los de «aquí no sale nadie» me joda la marca.
  • Me he empezado a interesar por la marcha atlética para la mayoría de los días en los que no toca correr, aunque por el momento estoy en aprendizaje. Parece fácil hasta que lo empiezas a hacer. Requiere mucha coordinación y concentración para hacerlo de la manera correcta.
  • El mes pasado decía que estaba trabajando en rutas alternativas en el caso de que no pudiese salir a correr al campo. Las he perfeccionado para que no consistan en dar vueltas de 1 km al parque y ahora tengo una ruta de 5 km mucho más divertida que puedo repetir solo un mínimo 2 veces por sesión.

Sigo sin saber usar del todo el Numbers, pero voy con las gráficas. Esta es la gráfica de octubre. Las bandas azules representan la distancia que se corrió los días que tocan. El área verde es mi inercia, la suma de los kilómetros corridos los últimos 7 días (más de 7 días sin correr pone en peligro la forma física). La línea roja es la suma de los kilómetros hechos en 2020.

La suma anual se ve mejor si quitamos zoom y vemos todo 2020:

Septiembre de 2020 en lo deportivo

En septiembre de 2020 he salido a correr 11 veces sumando 102 kilómetros.

Es el mejor mes desde el fin del primer confinamiento, cuando empecé de cero al haber perdido toda mi forma física. También es el mes en el que menos problemas para respirar he tenido mientras hago ejercicio. Las diferencias de este mes son:

  • Me propuse este mes volver a hacer 10 carreras de 10 kilómetros, como hice en 2019. Orientativamente, por eso salen 11. Sin embargo, darle progreso al mes, en vez de simplemente «correr por correr», me ha ayudado bastante a volver a empezar.
  • He vuelto a activar la voz que cada kilómetro te recuerda cómo vas por los auriculares. También le da progreso y me ayuda a dosificar el esfuerzo.
  • He dejado de usar mi mochila de running y me he comprado una riñonera para guardar la mascarilla mientras corro. Llevo años usándola sin problema, pero tengo la sensación de que me ha empezado a estrangular el pecho. Sea mi imaginación o no, con riñonera ya no noto dolor.

Esta gráfica muestra mi progreso anual. Es una mierda, pero no sé usar Apple Numbers y menos en iPadOS. En bandas azules, las distancias hechas por sesión. El volumen verde representa mi inercia (la suma de los kilómetros corridos en los últimos 7 días; más de 7 días sin correr pone en peligro mi forma física). La línea roja es la suma de kilómetros hechos en 2020.

Gráfica de ejercicio de septiembre 2020
Gráfica de ejercicio de septiembre 2020

Para octubre: mi intención es repetir otro 10×10 salvo que se produzca un cierre absoluto (que no parece el caso). En caso de que se me prohiba salir del límite del municipio, este mes he ensayado itinerarios alternativos por algunos de los parques que tengo cerca de casa en los que si doy suficientes vueltas alcanzo los 10 km. Cruzo los dedos para que no tenga que tener que usarlos, porque es mucho más divertido correr en línea recta que dar vueltas.