Un exceso de newsletters

Twitter anunció la compra de Revue, y ha pasado a modo gratuito buena parte del servicio, bajando también los costes de la versión premium. ¿Que qué es Revue? Una alternativa a Substack.

Ya he hablado sobre estas cosas. Las newsletters en sí no están mal como alternativa a las redes sociales, pero resulta complicado de gestionar todo lo que se recibe a larga escala. Pueden quedarse en la bandeja de entrada esperando días su momento de ser leídas, pero mi experiencia haciendo esto es que al final elimino de golpe 10-15 e-mails una vez por semana. Aparte, le veo varios problemas:

  • No es anónimo, porque tengo que dar mi e-mail para formar parte de una lista.
  • No es gratis para quien publica, porque muchos proveedores cobran cuotas por tener más de un determinado número de suscriptores en esa lista. Esto quita voces interesantes que podrían crear una newsletter y no lo hacen porque hay que pagar, o provoca que algunas newsletters busquen estrategias de monetización (esperemos que sin involucrar hacer cosas feas con la lista de e-mails).
  • Algunas newsletters se han “desuscrito” de mí automáticamente simplemente porque, como mi e-mail lo leo en modo texto plano, no puedo descargar y ver los pixel beacons, por lo que cuento en sus listas como un seguidor inactivo.

Autor: Dani

Soy un ingeniero de software actualmente trabajando como desarrollador web que vive en la zona del Valle del Henares, una comarca situada al este de Madrid, España. Me interesan las buenas prácticas en el desarrollo de aplicaciones, el código bien testado, la usabilidad y la accesibilidad del software. En internet, te enseño a programar a través de mi canal de YouTube, makigas.